sábado, 28 de febrero de 2009

LA ALEGRÍA: A MIGUEL ÁNGEL


DEFENSA DE LA ALEGRÍA

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

Mario Benedetti


4 comentarios:

Figura Ausente dijo...

Fantástica Virgiluna...

virginova dijo...

Gracias mi Lola !! te echaba de menos. Besos

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu blog. Te quiero.

virginova dijo...

Me alegra que te haya gustado. Trato de expresar mis inquietudes y mostrar mi "almario" sin tapujos. Hace tiempo que nadie me dice "Te quiero", gracias. Hasta es posible que yo también te quiera, aunque ahora no sepa quien eres. Un abrazo milagro de lluvia